Fondant, sucre et chocolat

Tarta cerebro

Se puede hacer de todo con una tarta, cosas divertidas, cosas de colores, y cosas extrañas como un cerebro. Esta tarta fue para el cumple de mi amiga Cristina, que quiere ser neuróloga (¡si ser neuróloga consiste en tratar con cerebro como este, yo también quiero!)

Esta vez, la decoración de la tarta no es con fondant si no con frosting de mantequilla, al que yo le he echo un poco de queso Philadelphia para que no sepa a mantequilla, el mismo frosting que utilicé para los cupcakes de Oreo de una entrada anterior. Y la base, de bizcocho red velvet, que es un bizcocho de chocolate pero de color rojo intenso. Y no os preocupéis, la sangre no es mía, es solo un poco de sirope de fresa.

Y con la masa y el frosting que quedó, decidí hacer cupcakes de cerebritos (ya que mi amiga también es una cerebrito)


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: